El origen de Unión Textil CH se remonta a 1948. En ese año, bajo el nombre de La Sobana y con sólo 24 telares ingleses se inicia una tradición textilera de excelencia. En 1955 La Sobana implementa su hilatura a 2,400 husos y sin perder su nivel de calidad y servicio cambia su razón social a Industrias Cortázar, S.A.

Hacia el final de la década de los años 60’s, la industria textil de México exige equipos más modernos para obtener una mejor calidad a menor costo, por lo que en 1965 se suma otra empresa al grupo con equipo de vanguardia bajo el nombre de Textiles Me-Pomar, S.A.

Para una mejor penetración en el mercado, aumentar la capacidad de producción y desarrollar una línea más sofisticada de productos, se abren dos nuevas plantas, Hilados La Barranca, S.A. de C.V. en 1976 y en 1980 Engomtel, S.A. de C.V. que sustituye a Industrias Cortázar. Asimismo, para la adecuada comercialización de productos emanados de dichas empresas, en 1985 se funda una comercializadora bajo la razón social de Fabri-Tex, S.A.

En el año de 1994, como la política del grupo de accionistas era conservar plantas productivas con tecnología de punta Engomtel se separa del grupo y Textiles Me-Pomar e Hilados La Barranca se constituyen con el nombre oficial y legal de Exintex, S.A. de C.V.

En 2001 para mantener la excelencia y estar al día con la evolución del mercado textil, se incorporan al grupo nuevos accionistas y Exintex cambia a Dicatex, S.A. de C.V. y posteriormente a Grupo Viemi, S.A. de C.V. Por último, en congruencia con las políticas de crecimiento en la producción y diversificación de productos del nuevo grupo de empresarios, en 2010 esta última empresa cambia de razón social a Unión Textil CH, S.A. de C.V.